Escurridores

28.03.2017

Suelen ser un problema en la cocina ya que no acertamos de primera que estilo comprar. Estoy hablando nada más y nada menos de los escurridores para platos y demás útiles en la cocina. 

Tu que pasas lavando los platos, no te ha pasado de no tener un buen escurridor, alguno que tenga buen material y sirva sin que se te llene de hongos o sea muy difícil de limpiar. Pues bien repasemos a continuación algunos estilos de escurridores.

Primero decir que más allá que uno pueda llegar a tener un lavavajillas por ejemplo, una cosa no quita la otra, tener escurridor de plato es siempre necesario en una cocina completa. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es la superficie que uno puede y quiere destinarle al escurridor de platos, a veces compramos sin medir y nos damos cuenta que le erramos y nos queda muy grotesco en la cocina.

Para este tipo de problemática lo mejor es acudir a los escurridores de dos pisos, que mantienen la amplitud pero para arriba y no para los costados. Además estos estilos suelen ser muy lindos a la vista, apuntando a que sean un artículo más de decoración en nuestra cocina. 

En definitiva es muy bueno, tiene buen lugar para poner varios platos y abajo por lo general una superficie amplia para colocar vasos, ollas o lo que no entre en la parte superior.

Si tu espacio en la cocina es pequeño o quizá viven pocas personas en el hogar lo mejor es tener un escurridor más bien pequeño. 

Hay algunos que se colocan directamente en la pared a la altura del fregadero, este detalle no es menor ya que podremos lavar la vajilla y escurrirla mismo arriba de fregadero sin necesidad de tener que tener otro artículo para que atrae el agua. 

Considéralo si son pocos en el hogar o el espacio es diminuto, en caso contrario no te servirá de nada, y entrarás en gastos innecesarios que luego lo lamentaras.

Estos son solo algunos ejemplos de escurridores, en cualquier caso siempre recomiendo ver y estudiar las medidas de la cocina antes de realizar cualquier tipo de compra.